Barreras inmunológicas y como cuidarlas.

Dentro del ciclo de charlas que estoy  ofreciendo sobre cómo subir las defensas me parecía interesante hablar sobre las barreras inmunológicas de que dispone nuestro cuerpo para defendernos de los patógenos y que es recomendable hacer y/o tomar para tenerlas en perfecto estado y dispuestas a protegernos.

Vamos a ello.

A nivel inmunitario disponemos de 3 barreras.

Barrera primaria que se compone de la piel (la exterior pero también la del intestino), las mucosas, la saliva y las lágrimas. Es el primer muro que se encuentran los patógenos que quieren entrar en nuestro organismo, es una barrera principalmente física.

¿Qué puedes hacer para que tu piel y mucosas estén en buen estado?

» Muy importante es cuidar que es lo que ponemos sobre ella, cremas, desodorantes, perfumes, geles, maquillaje…pueden contener componentes que irritan la piel y las mucosas al respirarlos.

» Igualmente para con los productos de limpieza, los tensioactivos y perfumes acaban entrando en contacto con nuestra piel y mucosas y generan mal estar.

» La vitamina A es una gran protectora de las mucosas (encías, orejas, pulmones, tracto digestivo y urinario, ojos y piel), manteniéndolas húmedas y sin riesgo de infección. Además participa en el crecimiento y diferenciación de las células mucosas productoras de moco.

» La vitamina C es esencial para la síntesis de colágeno y de este modo para la formación y cuidado de la piel.

» Las vitaminas del grupo B son esenciales para el cuidado de la piel, siendo muy interesante su aporte diario por ejemplo con levadura de cerveza.

» Algunos minerales como el azufre, el hierro, el silicio, el sodio y el selenio son importantes para el buen mantenimiento de piel y mucosas.

Barrera secundaria o inmunidad innata: son los glóbulos blancos que básicamente fagocitan, eliminan y reciclan los patógenos que se encuentran.

¿Cómo hago para fortalecerlos?

» En este caso la mejor aliada para tener la inmunidad innata en forma es la vitamina D3. Desde hace unos años se escucha mucho su nombre, y se ha visto que hay muchas personas con déficit.

Entre otras razones esto sucede por causas como la polución, las cremas de protección solar y los hábitos poco sanos que vamos adquiriendo como pasear por un centro comercial en vez de salir a disfrutar de un día en el campo al sol. Además según pasan los años es más difícil su absorción y metabolización.

Barrera terciaria o inmunidad adquirida: formada por los linfocitos T y B. Los linfocitos se fabrican en la médula ósea y pueden madurar ahí mismo, que serían los linfocitos B o van a madurar al timo, que son los llamados linfocitos T.

Los linfocitos B detectan al invasor, lo inmovilizan y elaboran anticuerpos específicos para cada patógeno. Esos anticuerpos pasan a formar parte de la memoria inmunológica del cuerpo.

Los linfocitos T en cambio detectan al invasor y lo destruyen sin más.

¿Cómo hago para cuidarlos?

» Para fortalecer esta barrera es importante tener un nivel correcto de vitamina B6, ya que una de sus funciones es la producción de anticuerpos y glóbulos rojos.

» También es importante tener un buen aporte de vitamina E ya que ayuda a la respuesta de los linfocitos y a la producción de inmunoglobulinas.

 

Estás son algunas pautas que puedes seguir, aunque no las únicas. Y es una parte a tener en cuenta a la hora de cuidarnos y tener una buena salud inmunológica, pero tampoco es la única.

Nuestra salud es nuestra responsabilidad.

Infórmate e investiga.

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?