Mi experienca con la cándida

Hace unos meses tuve mi primer. y único hasta la fecha, episodio de candidiasis vaginal. Sinceramente, me pareció una tortura, no sabía lo que me pasaba y cuando me miré la vulva me asusté muchísimo.

Unos días más tarde, con tratamiento médico para calmar los síntomas y sabiendo que era lo que me pasaba estuve reflexionando sobre el tema.

En mi caso estoy segura de que se desencadenó por una bajada de defensas provocada por una situación emocional que llevaba arrastrando más de una semana y que me tenía triste y llorona todo el día.

Pero también sé que no fue solo eso, sino que tenía que haber un terreno poco cuidado para que la cándida proliferase de forma tan exagerada y con esa facilidad.

Si tienes tendencia a cándida, o simplemente te apetece tener a tu flora intestinal cuidada y en sintonía esto te interesa.

Pautas generales en una dietoterapia para cándida

Lo principal es alcalinizar el organismo.

Hay que tener mucho cuidado con la combinación de alimentos, ya que un descuido con esto puede generar fermantaciones anómalas y procesos putrefactivos que son muy perjudiciales.

Introducir alimentos amargos, algo picantes y astringentes que ayudan a depurar y expulsar toxinas.

La clorofila es un pigmento muy interesante para tomar todos los días por su capacidad para purificar el organismo. Puede ser en batidos verdes, verduras de hojas verdes apenas cocinadas o con un suplemento.

Aumentar la ingesta de fibra ya que purifica y es un prebiótico que ayuda a equilibrar la flora.

Es interesante potenciar el fuego digestivo tomando infusiones calientes y sopas con algas, jengibre y canela.

Pongo aquí una pequeña lista con alimentos recomendados y prohibidos pero recuerdo que cada caso es diferente y se debe consultar con un profesional.

»Alimentos recomendados:

  • Verduras: mejor crudas o poco cocinadas. Preferentemente ajo, cebolla, coles, rabanito, apio, aguacate, zanahoria y remolacha crudas, judías verdes, pimiento verde, tomate, pepino, alcachofas, puerro, espárragos, raíz de hinojo y cardo.
  • Hojas verdes: escarola, berros, rúcula, endivia, diente de león, espinacas, acelgas, hojas de remolacha, lechuga de roble y germinados.
  • Legumbres: habría que ver el caso particular (por ejemplo testando con kinesiología) pero guisantes, judías mungu, azukis y lentejas suelen estar bien tolerados.
  • Proteínas animales: huevo y requesón.
  • Fermentados solo de energía Yang: miso (de soja sin cereales), tamari, umeboshi y depende del caso chuckrut y lacticol.
  • Hierbas aromáticas: perejil, albahaca, cilantro, hierba buena, menta, eneldo, salvia y orégano.
  • Especias: canela, jengibre, cúrcuma, nuez moscada, pimienta, comino negro y clavo.

    Alimentos prohibidos:

    • Alimentos con levaduras: pan, cerveza o suplementos de levadura.
    • Azúcar: azúcares, siropes, hidratos de carbono refinados, refrescos, alimentos muy procesados o precocinados, frutas muy dulces, fruta deshidratada, leche y derivados.
    • Verduras muy dulces: calabaza, zanahoria cocida, remolacha cocida, patata y boniato.
    • Bebidas vegetales de cereales.
    • Proteína animal: en casos muy agudos nada de nada, después algo de pavo, pollo o percado blanco.
    • Otros: alcohol, setas, vinagres, alimentos con sulfitos y glutamato monosódico.

    Consultas de naturopatía y dietoterapia

    ¿Sientes mucho cansancio?

    ¿Has probado muchas dietas y sientes que nada te ayuda?

    ¿Quieres llevar una alimentación más conectada contigo y tus necesidades?

    Abrir chat
    ¿En qué puedo ayudarte?